Nos estiramos boca arriba con las piernas juntas y estiradas. Colocamos las manos debajo de las nalgas con las palmas hacia abajo. Cogemos aire por la nariz y apoyándonos sobre los codos, levantamos el torso. Dejamos caer la cabeza hacia atrás. Respiramos por la nariz y nos relajamos, mientras imaginamos que somos un pez del tamaño, forma y color que más nos guste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.