Ponte a 4 patas. Sube sobre la punta de los pies y levanta el trasero hacia el cielo para estirar las piernas. Mantén los brazos estirados. Imagina que eres un perro y relaja la cabeza hacia abajo. Permanece en la posición durante 10 respiraciones largas y profundas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.