EL MUNDO ESTÁ EN PAÑALES.

Un bebé cualquiera es feliz en su situación. no ansía nada más, solo quiere lo que se le ha dado: Cariño, atención, tranquilidad, juego, comida, bebida, higiene, dormir,  juego,  teta… pero y nosotros?

Está claro a nosotros se nos han dado más cosas (cosas que nos corresponden): Educación y sanidad pública (que dicen que es gratuita, que no es, está pagada con nuestros impuestos), cultura, respeto y cuidado social. Hay elementos que deberían ser intocables, y dejarse fuera del alcance de la política y de las leyes que ellos crean a su antojo. 

Los creadores de la democracia, tenían como una especie de comité de sabios que se encargaban de estos asuntos, y después era el pueblo quien decidía el resto. Si el pueblo, TODO EL PUEBLO, y el gobernante de turno ejecutaba ese deseo. ¡¡Tan lejos queda eso!! Si, porque el poder está secuestrado, por la política, por la economía que todo lo corrompe, y que anula y adormece a TODO EL PUEBLO.

Despertemos de nuestro letargo, quitémonos los pañales, y exijamos lo que es nuestro. Al César lo que es del César, y al PUEBLO lo que es de ÉL. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.